Con las lluvias aparecen las goteras, y quizas al principio son pequeñas marcas en los techos pero si dejamos pasar el tiempo lo que hacemos es dejar que la filtración cada vez se vaya haciendo más grande y perjudicando más a la estructura del edificio, por ello es mejor que actuemos lo antes posible, como se hizo en la casa que se muestra a continuación.

Se arrancó la rasilla existente y se colocaron 2 láminas asfálticas y se volvio a enrecholar y el resultado es el que se ve en la foto, los problemas de goteras y humedades quedaron resueltos.